miércoles. 22.05.2024
Mercedes 2-Liter-Targa-Florio-Rennwagen von 1924. Inbetriebnahme nach der Restaurierung auf der Einfahrbahn des Mercedes-Benz Werks Untertürkheim, April 2024. Exterieurfoto von rechts vorn. (Fotosignatur der Mercedes-Benz Classic Archive: D832036) 

Mercedes 2-litre Targa Florio racing car from 1924. Return to action after the restoration – on the test track at the Mercedes-Benz Untertürkheim plant, April 2024. Exterior photo from front right. (Photo index number in the Mercedes-Benz Classic Archives: D832036)

100 años después del triunfo de Mercedes en la legendaria carrera de resistencia Targa Florio en Sicilia el 27 de abril de 1924, un coche de carreras Mercedes de 2 litros utilizado en aquella época vuelve a las carreteras. Mercedes-Benz Classic ha restaurado el vehículo de la propia colección de la empresa con los más altos estándares de autenticidad. Se presentará en eventos internacionales en 2024. Este coche de carreras con su característica pintura roja es un hito en los 130 años del automovilismo de Mercedes-Benz.

Targa Florio 1924. Foto vor der Abreise nach Sizilien im Werk Untertürkheim der Daimler-Motoren-Gesellschaft. Jeweils am Steuer von links: Max Sailer, Christian Werner, Alfred Neubauer, Christian Lautenschlager. Otto Salzer (ganz rechts) fährt einen modifizierten 4,5-Liter-Grand-Prix-Rennwagen von 1914. Für die Anreise auf eigener Achse sind Kotflügel und amtliche Kennzeichen vorgeschrieben. (Fotosignatur der Mercedes-Benz Classic Archive: 3135) 

Targa Florio 1924. Photo at the Untertürkheim plant of Daimler-Motoren-Gesellschaft before departure to Sicily. At the wheel from left to right: Max Sailer, Christian Werner, Alfred Neubauer, Christian Lautenschlager. Otto Salzer (far right) drives a modified 4.5-litre Grand Prix racing car from 1914. Mudguards and official number plates are mandatory when travelling on your own power. (Photo index number in the Mercedes-Benz Classic Archives: 3135)

A principios de la década de 1920, la Targa Florio era una de las principales pruebas del automovilismo europeo. Ofreció a las empresas alemanas una oportunidad importante, ya que después de la Primera Guerra Mundial fueron inicialmente excluidas de participar en el Campeonato de Europa del Gran Premio. Mercedes obtuvo el segundo puesto en la general en 1921 y un privado ganó con un Mercedes en 1922. En 1924, la marca volvió a competir con un nuevo coche de carreras. Este vehículo se basó en diseños de Paul Daimler. Ferdinand Porsche, director técnico y director de desarrollo de Daimler-Motoren-Gesellschaft desde abril de 1923 en adelante, lo desarrolló hasta el punto de que estaba listo para competir.

El equipo de carreras viajó de Stuttgart a Sicilia con cuatro coches de competición de 2 litros propulsados ​​por sus propios medios. Mercedes inscribió tres de estos coches de carreras en la Targa Florio y la Coppa Florio. Lo más destacado fue la pintura roja, que en realidad estaba reservada a los vehículos italianos: debía evitar posibles interferencias de los aficionados italianos durante la carrera. En aquella época los coches de carreras alemanes solían estar pintados de blanco.

Mercedes 2-Liter-Targa-Florio-Rennwagen von 1924. Inbetriebnahme nach der Restaurierung auf der Einfahrbahn des Mercedes-Benz Werks Untertürkheim, April 2024. Detailfoto des Motorraums. (Fotosignatur der Mercedes-Benz Classic Archive: D832052) 

Mercedes 2-litre Targa Florio racing car from 1924. Return to action after the restoration – on the test track at the Mercedes-Benz Untertürkheim plant, April 2024. Close-up of the engine compartment. (Photo index number in the Mercedes-Benz Classic Archives: D832052)

El piloto oficial de Mercedes, Christian Werner, ganó la Targa Florio en una distancia de 432 kilómetros (cuatro vueltas de 108 kilómetros cada una) con el coche número 10, con un tiempo de 6:32:37,4 horas. Fue la primera victoria en la Targa Florio para un piloto procedente de fuera de Italia. Werner también lideró al equipo en una triple victoria en la categoría de coches de carreras con una cilindrada de hasta 2 litros. En la clasificación general, Christian Lautenschlager (número 32) terminó en el puesto 11 y Alfred Neubauer (número 23) en el puesto 16. El equipo Mercedes recibió la Coppa Termini como mejor equipo de fábrica. Werner puso entonces la guinda al pastel: hacía falta una vuelta más para la clasificación de la Coppa Florio. El piloto oficial de Stuttgart también ganó esta prueba con un tiempo total de 8:17:1,4 horas. Sus compañeros terminaron 9º (Lautenschlager) y 13º (Neubauer).

Mercedes 2-Liter-Targa-Florio-Rennwagen von 1924. Inbetriebnahme nach der Restaurierung auf der Einfahrbahn des Mercedes-Benz Werks Untertürkheim, April 2024. Detailfoto des Cockpits mit authentischer Nachfertigung des Lenkrads für Fahreinsätze, um das empfindliche Original zu schonen. (Fotosignatur der Mercedes-Benz Classic Archive: D832048) 

Mercedes 2-litre Targa Florio racing car from 1924. Return to action after the restoration – on the test track at the Mercedes-Benz Untertürkheim plant, April 2024. Close-up of the dashboard with an authentic reproduction of the steering wheel for driving in order to protect the delicate original. (Photo index number in the Mercedes-Benz Classic Archives: D832048)

Restauración con máxima autenticidad

En 2022, Mercedes-Benz Classic decidió reconstruir para el aniversario el coche de carreras Targa Florio original de 2 litros de la propia colección de la empresa de la forma más auténtica posible, respetando los altos estándares de una restauración de fábrica. Es el vehículo con el que Christian Lautenschlager completó la Targa Florio en 1924. El coche ganador de Werner no ha sobrevivido.

A la retirada del coche de carreras del Museo Mercedes-Benz le siguió un meticuloso análisis de inventario y una extensa búsqueda en el Archivo Clásico de Mercedes-Benz, la “memoria” de la marca. Los dibujos técnicos originales y las fotografías históricas son fuentes cruciales para la restauración auténtica. El Centro Clásico lo lleva a cabo junto con una red de expertos.

Targa Florio am 27. April 1924. Mercedes 2-Liter-Targa-Florio-Rennwagen mit der Startnummer 10 des späteren Siegers Christian Werner. (Fotosignatur der Mercedes-Benz Classic Archive: 3308) 

Targa Florio on 27 April 1924. Mercedes 2-litre Targa Florio racing car with the number 10 – driven by the eventual winner Christian Werner. (Photo index number in the Mercedes-Benz Classic Archives: 3308)

Aspectos destacados del proyecto

• Reparación del motor sobrealimentado: Incluye trabajos de soldadura en la carcasa, reelaboración de los árboles de levas originales y restauración de uniones roscadas con roscas híbridas propias de la época.

• Carrocería: El coche de carreras, reformado por un cliente privado en los años 20, se restauró según planos históricos hasta su estado original.

• Pintura: El análisis detallado de los pequeños restos de la pintura original proporciona información sobre la combinación de colores y el método de pintura en 1924. El coche de carreras se repintó a mano con un pincel y pintura al óleo de linaza reconstruida.

En cada etapa, los expertos del Classic Center y los socios externos preservan al máximo la sustancia original. Por ejemplo, bajo la pintura históricamente correcta siguen siendo visibles las huellas de modificaciones pasadas de la carrocería. Se conservan componentes originales muy sensibles. Por ejemplo, una reproducción fiel del volante de 1924 sustituirá al original en las salidas del coche en el año del aniversario.

En abril de 2024, el coche de carreras completó su primera conducción tras la restauración: en la pista de pruebas de la planta de Mercedes-Benz en Untertürkheim. Aquí se construyó el vehículo en el taller de carreras hace 100 años. Y desde allí partió en 1924 su viaje a Sicilia, que culminó con uno de los mayores éxitos en los 130 años de historia del automovilismo de Mercedes-Benz.

El coche de carreras Mercedes Targa Florio de 1924 vuelve a las carreteras