viernes. 23.02.2024

Durante el año 2018 se han producido 1.072 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que han fallecido 1.180 personas y 4.515 heridas hospitalizadas, lo que supone un descenso en el número de fallecidos y heridos graves de -1,5% y -7,6% respectivamente y un aumento del 0,7% en el número de accidentes mortales.

Esta accidentalidad se ha producido en un escenario en el que los desplazamientos han aumentado un 2% (7,9 millones más), lo que supone que durante el pasado año se realizaron más de 416 millones de desplazamientos de largo recorrido;  el parque de vehículos ha aumentado un 3%, situándonos en los  33,7 millones de vehículos y el censo de conductores ha crecido un 1%, situándonos en 26,8 millones de conductores.

Estos datos han sido dados a conocer hoy en la presentación del Balance de accidentalidad vial 2018 por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha explicado que las cifras presentadas son provisionales y únicamente referidas a los accidentes mortales ocurridos en vías interurbanas y victimas tomadas hasta las 24 horas de producirse el accidente. Grande-Marlaska ha señalado que habrá que esperar a tener las cifras definitivas ya consolidadas en las que se incluirán las victimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas para tener la información completa.

¿POSIBLE CAMBIO DE TENDENCIA?

2018 ha sido un año irregular. El verano, considerando como tal los meses de julio y agosto,  fue negativo, ya que fallecieron 256 personas, 31 más que en el verano del año anterior.  Sin embargo, en los últimos cuatro meses del año, los fallecidos han bajado un 9,5%, 40 fallecidos menos que en el mismo periodo del año anterior.

El ministro del Interior ha afirmado que 2018 ha sido un año de transición en el que, después de dos años aumentando el número de fallecidos por accidente de tráfico, se ha conseguido frenar la siniestralidad, “lo que podría indicar que estamos ante un punto de inflexión y cambio de tendencia”. No obstante, según ha dicho, habrá que esperar a 2019 para saber si dicho cambio se confirma.

PERSPECTIVA HISTÓRICA

En los últimos diez años, el número de fallecidos en accidente de tráfico ha disminuido un 46% (-1.000 fallecidos), pasando de los 2.180 fallecidos en 2008 a los 1.180 fallecidos en 2018. En ese mismo periodo, los desplazamientos de largo recorrido han aumentado un 5%, el parque de vehículos un 9%  y el censo de conductores un 13%.

RADIOGRAFÍA DE LA ACCIDENTALIDAD DE 2018

Por sexo: El 80% de los fallecidos son varones, frente al 20% de mujeres, porcentajes que se mantienen estables desde hace años.

Por tipo de vía y accidente: El 74% de los fallecidos tienen lugar en vías convencionales. Concretamente el año pasado fallecieron en este tipo de vías 877 personas, 41 menos que en 2017 (-4,5%). Los accidentes más comunes en las vías convencionales han sido las salidas de la vía con 40%  y 27% por choque frontal. 

En las vías de alta capacidad los fallecidos han aumentado en un 8,2% respecto al año anterior. En 2018 han fallecido 318 personas en autopistas o autovías, frente a los 295 de 2017. Las salidas de la vía y las colisiones traseras y múltiples son los accidentes más frecuentes con el 40%  y el 21% respectivamente.

Destaca también que en estas vías de alta capacidad, el porcentaje de peatones atropellados fallecidos ha sido del 20%, concretamente 49 personas. En el caso de las vías convencionales, los atropellos a peatón han sido de 65.

Por tipo de usuario: Se va confirmando la tendencia de que en los últimos años están aumentan los usuarios vulnerables fallecidos y reduciéndose los fallecidos usuarios de turismo. En 2011 los usuarios de turismos fallecidos era el 56% y en 2018 el 50%. En cambio, los usuarios vulnerables han pasado de ser el 30%  en 2011 al 35% el pasado año.

 

18 fallecidos menos que el año anterior