jueves. 11.08.2022
English Setter dog is looking out the car window happily enjoying the view. Concept of animal travel road trip.

Las vacaciones de verano suponen desplazamientos y también implican un cambio en la estancia donde se permanecerá esos días vacacionales. Y aquellos que tienen perros o gatos quieren que les acompañen, pero lo más aconsejable es asegurarse de que pueden hacerlo sin inconvenientes porque a veces es preferible contactar con un familiar o con especialistas que se hagan cargo de ellos. Y es que cualquier cambio de entorno les supone salir de su zona de confort y esto puede generarles miedo y ansiedad, provocando una situación incómoda y estresante que les puede hacer mostrar comportamientos no experimentados previamente.

Desde Dingonatura, empresa de alimentos naturales para perros y gatos, dan las claves para que los viajes en coche este verano sean todo un éxito.

  • Elegir el sistema de retención adecuado. En caso de animales pequeños se aconseja el uso de trasportín, que se debe colocar a los pies de los asientos posteriores, y si son de mayor tamaño es más conveniente un arnés que debe ir fijado al cinturón de seguridad de las plazas traseras.
  • Temperatura recomendada entre 21 y 24 grados dentro del vehículo. Ventilar, además, de vez en cuando el coche para evitar olores y equilibrar la presión.
  • Dejar salir a los perros y gatos cuando se realicen paradas. En trayectos de más de cinco horas es recomendable dejar salir a los gatos del trasportín, siempre con el vehículo cerrado o si es fuera, con correa, para que puedan moverse y beber agua si lo desean.
  • Evitar dejarles desatendidos en el interior del vehículo. En caso de que sea inevitable por viajar solo, resulta imprescindible dejar el coche en la sombra y no superar los cinco minutos de ausencia ya que es fácil que sufran un golpe de calor porque con temperaturas extremas en el exterior estas se agravan dentro del automóvil estacionado.
  • Preparar su kit de viaje con su cartilla veterinaria.
  • Favorecer el ejercicio antes del viaje les deja cansados y, además, les ayuda a liberar endorfinas que les permitirá manejar mejor posibles episodios de estrés.

Durante los viajes se trata de reducir al máximo las posibles situaciones de estrés que estos desplazamientos les generen y para ello debemos mantener la calma y cambiar su foco de atención a algo que les distraiga y agrade, evitando reprenderles por su comportamiento ya que están defendiéndose de algo nuevo. Con los gatos resulta útil tapar el trasportín mientras lo movemos por lugares con mucha actividad para que no vean demasiados estímulos amenazantes.

Cómo viajar con perros y gatos este verano