domingo. 25.09.2022

Un francés conquista el Duelo de Traseras

La victoria del francés Julien Bidaud no hace nada más que reafirmar el carácter internacional que tiene la localidad asturiana de Navia en cuanto a sus actividades deportivas y culturales, las cuales son referencia en Asturias y España, por lo que en este caso se ven magnificadas por el empuje del automovilismo y más concretamente por el “Duelo de Traseras”.

La victoria del francés Julien Bidaud no hace nada más que reafirmar el carácter internacional que tiene la localidad asturiana de Navia en cuanto a sus actividades deportivas y culturales, las cuales son referencia en Asturias y España, por lo que en este caso se ven magnificadas por el empuje del automovilismo y más concretamente por el “Duelo de Traseras”.

Siete ediciones es bagaje más que suficiente para que una peculiar prueba como el Duelo de Traseras, se consolide como una cita de obligado cumplimiento en el verano asturiano, con una fórmula atractiva y sobre todo muy vistosa, prueba de lo cual es la multitud de espectadores que se congregan a lo largo de su recorrido y que cada vez se complementa con actividades en el entorno del automóvil y la competición, como ha sido la tercera edición de Exporacing, así como conferencias o concentración de clásicos, entre otras actividades, que hacen de Navia un foco de atención en el mundo del motor.

Por lo que se refiere a la prueba competitiva, que se desarrollaba en la jornada dominical se contó con ocho participantes como han sido el piloto local Santiago Fernández “Yucas” (BMW 355i) y Lolo García (Ford Escort MKII), los únicos representantes asturianos, ya que participaban los vascos Iñigo Olabe y Txus Jaio al volante de sendos BMW M3, el cántabro Antonio Movellán (BMW 323 Compact), el navarro Andoni Urdanoz (Fiat 131 Abarth), así como el portugués José Freitas (Opel 1024 SL) y por segundo año el francés Julián Bidaud, oficiando de coche “00” el gallego Manuel Trevín (BMW Compact E36) y de coche “0” el madrileño Sergio Sánchez, con un Lancia 037, pero su participación fue breve ya que rompía el motor tras los primeros compases de la prueba. Después de celebrar las mangas cronometradas, los mejores tiempos eran para Bidaud y se emparejaba éste con Lolo, Movellán con Olabe, Jaio con Freitas y Yucas con Urdanoz.

Para decepción de los espectadores, Lolo no tomaba parte en la primera eliminatoria tras el descanso de la comida, por culpa de la rotura de un tirante de la suspensión con el que ya tuvo problemas en la jornada matinal, por lo que de esta forma el francés pasaba la eliminatoria directamente aunque tomó la salida.

En el reto entre Movellán y Olabe, este último era el que cruzaba la meta en las dos diferentes salidas, por lo cual pasaba a la eliminatoria. Pasaba lo mismo entre Jaio y Freitas, siendo el vasco el claro dominador, de la misma forma que Urdanoz sobre Yucas, aunque todo el público esperaba que fuera el piloto local el que lograse el triunfo, incluso en la final, puesto que en las dos última ediciones había luchado denodadamente por conseguirlo.

En la primera semifinal, el francés Bidaud se notaba claramente que quería hacerse con el triunfo, sin hacer demasiadas concesiones a la galería y se deshacía cómodamente de Olabe, en la otra Urdanoz se quedaba sin contrincante en la segunda salida, puesto que Jaio, que había vencido en la primera, rompía un palier cuando se veía claramente que sus posibilidades eran de obtener la victoria, por lo que de esta forma el duelo por la tercera y cuarta posición quedaba solamente con Olabe como único contrincante al no contar con Jaio, y por tanto se hacía con el tercer peldaño del podio.

En la final entre Bidaud y Urdanoz, no hubo duda y la pugna se decantó del lado del francés que de esa forma se hizo con la victoria de esta séptima edición del “Duelo de Traseras Villa de Navia” el cual se mostró exultante de alegría.

Un francés conquista el Duelo de Traseras