martes. 21.05.2024
Dakar etapa 10

Una más para Peterhansel y para Price

Al salir en la etapa 10 de Wadi Ad-Dawasir, a los competidores les esperaba una etapa de 759 km. Un enlace hacia el sur, primero rumbo a la provincia de Najran para el inicio de la especial de 375 km entre las llanuras de Wajid y de Hijaz, con cimas de hasta 1770 metros de altitud y unos decorados inigualables como telón de fondo: los de la provincia de Aseer y sus picos rocosos con los pies plantados en la arena.

Al salir en la etapa 10 de Wadi Ad-Dawasir, a los competidores les esperaba una etapa de 759 km. Un enlace hacia el sur, primero rumbo a la provincia de Najran para el inicio de la especial de 375 km entre las llanuras de Wajid y de Hijaz, con cimas de hasta 1770 metros de altitud y unos decorados inigualables como telón de fondo: los de la provincia de Aseer y sus picos rocosos con los pies plantados en la arena. Un terreno rápido, compuesto en un 66% de arena dirección noroeste, con la ciudad de Bisha en el punto de mira, donde se instalará la caravana dos noches antes de la etapa final. Algunas máquinas se han visto superadas por los más de 6.500 km de carrera alcanzados hoy, como la moto número 1 de KTM, pero otros vehículos no se han privado de una victoria a dos días del final, como el coche de Peterhansel, que suma su 49ª especial en cuatro ruedas.

 

 

LO ESENCIAL
La atmósfera está cargada, no solo en el Audi de Stéphane Peterhansel, sino también en lo alto de la jerarquía de las motos, puesto que el título dista mucho de estar sentenciado. Pese a generar pocas diferencias de tiempo, la etapa del día ha supuesto un nuevo reparto de cartas. Adrien Van Beveren ha tenido el mérito de salir a conquistar su primer puesto en la general cargado de energía, pero el honor podía transformarse rápidamente en un regalo envenenado. Sus rivales directos por el título, Pablo Quintanilla y Sam Sunderland, respectivamente a 5’15’’ y 5’59’’, contaban con la ventaja de empezar después. En esta etapa de arena, abrir pista, tarea que heredará rápidamente el piloto de Yamaha al salir en tercera posición, se convertirá en una desventaja. El francés se ve obligado a realizar auténticas proezas para aguantar frente a la presión de sus rivales, que además comparten intereses, como por ejemplo los pilotos GasGas, KTM y Husqvarna, todos ellos bajo la batuta deportiva de Jordi Viladoms. En el paddock de los equipos Toyota y BRX, que alberga los coches de Nasser Al-Attiyah y Sébastien Loeb, no hay tanta incertidumbre. Casi 33 minutos separan a los dos primeros en la general y el francés solo ha logrado arañar 1’25’’ a su rival… a ese ritmo se tendría que alargar el Dakar hasta mediados de febrero para poder quitarle el primer puesto al catarí. Detrás del duelo en la cima, se libra la batalla por las especiales y los Audis RS Q e-tron no dejan escapar ninguna oportunidad, pese a no tener opciones a la victoria final.

Tras el éxito de Carlos Sainz y de Mattias Ekström, le llega el turno a Stéphane Peterhansel: 82º scratch de su carrera, el primero con un 4x4 de motor híbrido. En quads, tras el revés de Pablo Copetti que se quedó sin motor, al igual que le pasaba a Kevin Benavides con su KTM, parece que se le despliega a Alexandre Giroud la alfombra roja para ir a por el título, gracias a su ventaja de 2 horas y 36 minutos. El nivel de estrés de Chaleco López, líder de los T3, es bastante similar, así que prosigue su camino sin forzar, gracias a su algo menos de una hora de ventaja sobre Sebastian Eriksson. Poco le perturba que el joven estadounidense Seth Quintero rubrique su 10ª victoria de especial del año en la categoría. Con algún añito más, a sus 22, el lituano Rokas Baciuska disputa en SSV su primer Dakar… y se adjudica hoy su primera especial. Aunque no ha ganado ninguna este año, Austin Jones parece dirigirse derecho a la victoria con una ventaja de 11’54’’ sobre Gerard Farrés. El camión de Dmitry Sotnikov triunfa a todos los niveles, con una cuarta especial que le ofrece una ventaja de diez minutos en la general sobre Eduard Nikolaev.

 

 

LA ACTUACIÓN DEL DÍA
Aunque todos los ojos están puestos en Seth Quintero que suma 10 especiales en T3 este año, detrás del estadounidense se libra otra dura batalla. Entre sus rivales se encuentra Dania Akeel. Se trata de una de las únicas representantes saudíes inscritas este año junto con Mashael Alobaidan, una mujer dotada de talento natural y que aprende rápido… Invitada al Dakar hace dos años por la federación saudí, aprovechó la ocasión para superar algunas dunas al volante de un coche. Y no necesitó mucho más para que se le abriera el apetito y le entraran ganas de participar en el rally raid más duro del mundo. Así que se inscribió en el mundial de bajas todoterreno en categoría T3 y lo ganó en su primer intento al volante de un Can-Am. Ese resultado le abrió las puertas del 44º Dakar. Clasificada 16ª al término de la etapa inaugural en Jeddah, su ciudad natal, lograba su primer Top 10 en la etapa 4. Dos especiales más tarde, se alzaba al sexto puesto en la general, enarbolando también el estatus de segundo mejor debutante detrás de Sebastian Eriksson. Desgraciadamente, su ascensión se vio frenada de golpe en la etapa 7. Debido a un problema mecánico en el último tramo, perdía más de 4 horas y 30 minutos antes de poder reparar su vehículo y reanudar la marcha. Con el apoyo de Sergio Lafuente, antiguo atleta olímpico, Akeel no tiró la toalla. 13ª y 14ª las dos jornadas siguientes, la piloto de South Racing rubrica su mejor resultado del Dakar hoy, con una sexta posición a algo menos de 22 minutos de Quintero. De no ser por el revés de la etapa 7, probablemente figuraría entre los cinco primeros prototipos ligeros. Pero poco importa. Por el momento está cumpliendo su objetivo de cruzar la meta final y, además, está dejando su impronta para poder abrir el camino a otras competidoras saudíes.

 

EL DATO: 3
¿A qué no lo sabías…? Rokas Baciuska es el piloto lituano más joven que disputa el Dakar y hoy se ha impuesto por primera vez en SSV. Se suma así a sus compatriotas Laisvydas Kancius, que ganaba la etapa 1B en quad este año, así como a Vaidotas Zala, ganador de la primera especial en 2020 en coches. En Lituania, el Dakar fascina y, como destaca Baciuska, en un país con 3 millones de habitantes todo el mundo conoce a alguien que ya ha participado en el Dakar. En perfecta armonía con su copiloto Oriol Mena, famoso por su experiencia en dos ruedas, desde el Rallye du Maroc, Baciuska, corre al volante de un Can-Am en la flota compuesta por 10 vehículos del país. Exceptuando Andorra, que cuenta con 78000 habitantes, Lituania es el país con la ratio más elevada de vehículos en el Dakar con sus 2,7 millones de habitantes. Además, la delegación también está muy bien representada en coches por Vaidotas Zala que acaricia el Top 10 (12º) y por Vaidotas Paskevicius, undécimo en camiones.

 

 

W2RC: EN T3 DESTACAN LAS MUJERES
En el campeonato del mundo T1, Sébastien Loeb aprovecha la prudencia relativa de Al-Attiyah para sumar bloques de 5 puntos. Esa es precisamente la ventaja actual del francés sobre el catarí, con sus 37 puntos en total. Przygonski se ofrece el primer segundo puesto en el campeonato e iguala en puntos a Serradori, que solo suma uno. Lucio Álvarez suma 2 puntos más y adelanta a los dos anteriores.
En T3, Quintero suma 10 victorias de etapa, es cierto, pero ayer destacaron las mujeres con el segundo puesto de los inscritos en el campeonato para Cristina Gutiérrez y el primer punto para la saudí Dania Akeel.
En T4, Rokas Baciuska sube al escalón más alto del W2RC del día e iguala a Aron Domzala en la clasificación provisional. El polaco y el joven lituano figuran quintos empatados a 19 puntos. Michal Goczal aprovecha el mal día de su hermano para hacerse con 3 puntos y acercarse, segundo, a un punto de Marek.
En T5, por sexta jornada consecutiva, Macik adelanta a Koolen y a Vratny en el campeonato.
En motos, el cuarteto protagonista en la distribución de los primeros puntos 2022 a dos días de la meta final está compuesto por Quintanilla y Barreda (Honda), Sunderland (GasGas) y Walkner (KTM). Cuatro pilotos y tres marcas: ¡qué empiecen los juegos!

 

 

Una más para Peterhansel y para Price