miércoles. 07.12.2022
Lucas Cruz, Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel, Emil Bergkvist, Mattias Ekström, Edouard Boulanger

Para afrontar el Rallye Dakar 2023, que dará comienzo en apenas ocho semanas, Audi sigue confiando en su alineación de pilotos y copilotos. Los equipos formados por Carlos Sainz/Lucas Cruz, Mattias Ekström/Emil Bergkvist y Stéphane Peterhansel/Edouard Boulanger afrontan la mítica prueba en el desierto algo más relajados y mejor preparados que hace un año, pero también con mucha expectación y respeto.

Cada kilómetro cuenta
En el Rallye de Marruecos, disputado el pasado mes de octubre, los tres equipos de pilotos y copilotos de Audi Sport tuvieron una oportunidad perfecta para volver a sentir el ritmo de la competición. Stéphane Peterhansel y Edouard Boulanger son, con diferencia, los que más kilómetros han recorrido este año. Después del Rallye Dakar en enero disputaron el Desert Challenge de Abu Dhabi, anotando la primera victoria para el Audi RS Q e-tron. A las pruebas en Europa y África les siguió el Rallye de Marruecos, donde Mattias Ekström confirmó una vieja experiencia: “Los procesos son diferentes en la carrera frente a las jornadas de pruebas, en las que se vuelve una y otra vez al garaje. En el desierto estás solo. Eso ayuda”. Su copiloto, Emil Bergkvist, añade: “Fue entonces cuando entendimos cómo piensan los que confeccionan el roadbook. Desde entonces, Mattias y yo lo interpretamos mejor y la conducción es aún más divertida”.

Un equipo unido y más experimentado
Carlos Sainz y su copiloto Lucas Cruz, así como Stéphane Peterhansel y Edouard Boulanger, ya conocían el equipo Q Motorsport desde antes de que Audi iniciara el proyecto Dakar. La experimentada escudería de Sven Quandt lleva casi tres décadas disputando rallyes en el desierto, ha ganado seis veces el Dakar y muchos títulos en pruebas cross country. Junto con el equipo Audi Sport, la escuadra de Trebur es la responsable de alinear los tres Audi RS Q e-tron.

Una buena relación entre piloto y copiloto es un requisito indispensable para el éxito. “Mi confianza en mi copiloto es grande, juntos hemos ganado tres veces el Rallye Dakar. Nos ayudamos mutuamente”, declara Carlos Sainz, que disputa el Rally Dakar junto a Lucas Cruz por undécima vez. Su copiloto añade: “La comunicación con Carlos es realmente buena. Tenemos una fuerte asociación y hay un buen espíritu”. Stéphane Peterhansel, participante habitual en la Dakar desde 1988 y 14 veces ganador de la prueba, se adjudicó su última victoria en 2021 con su copiloto Edouard Boulanger. Mattias Ekström, por su parte, es bicampeón del DTM, campeón del mundo de rallycross y un piloto igualmente experimentado con grandes éxitos en el mundo del motor. El sueco se enfrenta a sus colegas con respeto y humor. “Sólo puedo aprender de ambos”, afirma. “Carlos es extremadamente ambicioso y emocional e irradia energía. Todo lo demás lo aprendo de Stéphane, igualmente competitivo, pero más sereno, más tranquilo y más estratégico. Son los dos compañeros de equipo más geniales de mi carrera”. Su compatriota y copiloto Emil Bergkvist añade: “Hemos aprendido mucho de Edouard y Lucas. Nos recibieron con los brazos abiertos. Les preguntamos todo lo que pudimos. Sin ellos, nunca habríamos llegado tan lejos”.

Edouard Boulanger, Stéphane Peterhansel, Lucas Cruz, Carlos Sainz, Mattias Ekström, Emil Bergkvist

Dominar la tecnología
Con el RS Q e-tron, Audi ha desarrollado en muy poco tiempo un concepto innovador para la disciplina más dura del automovilismo. Carlos Sainz, como bicampeón del mundo de rallyes y tres veces ganador del Dakar, siempre perfeccionista y técnico, tiene palabras de elogio para la marca: “Le dijimos a Audi: no subestiméis el Dakar. Y no lo hicieron. Confiaron en la dirección en la que los pilotos queríamos desarrollar el proyecto. El éxito obtenido hasta ahora nos da la razón, fue el enfoque correcto por ambas partes”. Audi Sport marcó sus primeros hitos en esta aventura: cuatro victorias de etapa en el Rally Dakar en enero, la victoria en la clasificación general en el Abu Dhabi Desert Challenge en marzo y la segunda etapa de construcción del prototipo en septiembre. “El nuevo coche es un gran paso adelante en términos de fiabilidad. Pero siempre hay sorpresas en nuestro deporte, incluidas las técnicas”, añade Carlos Sainz.

Las reparaciones siguen siendo algo inevitable en el duro deporte de los rallyes todoterreno, empezando por los pinchazos y continuando con los daños causados por accidentes y los posibles fallos. “Cuando se trata de reparaciones, recibo un buen apoyo por parte de Stéphane”, comenta Edouard Boulanger. “Viene de las carreras de motos y sabe cómo utilizar las herramientas. Como ingeniero, tengo una visión general básica, pero Stéphane me ayuda perfectamente”. Pero no sólo los dos franceses saben cómo afrontar las tareas de reparación en el desierto. Los preparativos para la prueba durante el mes de noviembre incluyen un curso de formación técnica en profundidad en Audi Sport para los seis pilotos y copilotos.

Nuevos retos
Entre los cambios del Rallye Dakar para 2023 se encuentra una nueva modalidad en las etapas, al eliminarse las anteriores zonas de neutralización, con descansos de 15 a 20 minutos. “Sin estas paradas intermedias ya no sabemos exactamente cuál es nuestra posición con respecto a los rivales”, subraya Mattias Ekström. Para Carlos Sainz es un déjà vu: “Es como una vuelta a los viejos tiempos, porque esto solía ser normal. Básicamente, podemos saber el ritmo de nuestros adversarios directos, si están tres minutos por delante o por detrás de nosotros, por el hecho de que un coche alcance al otro”.

Otro gran reto: la proporción de pasos por las dunas aumentará considerablemente en 2023. “Para mí, pilotar en las dunas es más fácil. También lo es la navegación, no tengo que dar tantas indicaciones a Stéphane. Pero, por otro lado, el esfuerzo físico aumenta considerablemente, porque el coche rebota mucho”, indica Boulanger. Peterhansel también está deseando que lleguen las montañas de arena: “Me gusta volver al Empty Quarter, y durante cuatro días. Será un Dakar muy auténtico”. Carlos Sainz destaca otro aspecto. “La prueba ha cambiado mucho en los últimos tres años. Ahora se eliminan los waypoints ocultos y se sigue más de cerca la dirección de la brújula. El Empty Quarter será difícil, pero Lucas y yo estamos preparados”. Cruz aconseja: “En las dunas también faltan las marcas de referencia de otros competidores. Y no es precisamente fácil conducir en línea recta a través de los cordones de dunas como exige una dirección de brújula determinada”. Por muy duras que sean las etapas, todos coinciden en una cosa. “Las temperaturas son fáciles de manejar con un sistema de aire acondicionado tan potente como el del Audi RS Q e-tron”, añade Stéphane Peterhansel, hablando en nombre de sus colegas.

Lucas Cruz, Carlos Sainz, Audi RS Q e-tron E2

Una buena puesta a punto para el desierto
En el Rallye de Marruecos, los equipos realizaron los últimos retoques al eficiente RS Q e-tron con su sistema de propulsión eléctrico y su convertidor de energía a bordo. “El pedalier está ahora mejor situado y el volante también queda ahora perfectamente posicionado”, explica Stéphane Peterhansel. Edouard Boulanger también está satisfecho con las mejoras: “La lógica del software es mejor, y las funciones de uso frecuente son más fáciles y rápidas de manejar”. Lucas Cruz destaca lo que ha mejorado en su nuevo puesto de trabajo: “El cambio en la posición del asiento nos da una mejor visión de conjunto y podemos leer los instrumentos más fácilmente”. Por su parte, Mattias Ekström se muestra impresionado por los conocimientos de sus compañeros de equipo en materia de off-road: “Carlos ha elaborado una configuración básica de primera clase para el chasis. Desde que Stéphane realizó la puesta a punto final, el coche me da aún más confianza. Todo era ya perfecto en las curvas, y ahora la parte trasera tampoco se levanta tanto en los saltos”.

Preparación y expectativas personales
“Este año estamos bien preparados”, admite Stéphane Peterhansel. “Debemos pilotar con coherencia y no empezar siendo demasiado conservadores, porque si no, te quedas atrás. Al mismo tiempo, sé lo que puede pasar en el Dakar. Tenemos un coche competitivo, pero también una dura competencia”. Carlos Sainz está de acuerdo: “Hay que respetar cada día. Espero un Dakar duro, con etapas más largas, más horas pilotando y mucha variedad”. Edouard Boulanger añade: “Seguimos siendo prudentes en cuanto a la duración de las etapas. Tenemos un suministro de energía limitado con nuestro innovador concepto, por lo que debemos marcar nuestro ritmo”. Lucas Cruz añora los tiempos en que el rally pasaba por Sudamérica: “Hacemos ejercicios extra de fitness debido a la dureza de las etapas en el Empty Quarter”, explica el español. Emil Bergkvist comienza el rally lleno de expectativas: “Es increíble formar parte de este equipo. Si quieres algo, lo consiguen. Eso nos da mucha confianza”. Su piloto, Mattias Ekström, hace hincapié en la preparación personal: “No puedo beber tanto durante el día, pero no debo perder peso. Por eso esta vez me llevo una báscula, para comprobar mi equilibrio de líquidos. En el tiempo previo al inicio del rallye, la regla es comer con sensatez, dormir, beber lo suficiente y hacer deporte. Y una vez que comienza la carrera, intentamos igualar nuestro ritmo con el de Stéphane. Hay pocas disciplinas del automovilismo en las que la suerte juegue un papel más importante. Hicimos todo lo que pudimos. Audi cumplió todos nuestros deseos y no queda nada en la lista para Papá Noel”.

Los pilotos de Audi se preparan minuciosamente para el Rallye Dakar