viernes. 07.10.2022
automóviles_ventas_agosto

El mes de agosto registró una subida del 9,1% en las matriculaciones de turismos y todoterrenos en comparación con el mismo mes del año anterior, con un total de 51.907 unidades. Durante el último mes, el mercado crece, pero no se espera un cambio de tendencia, dado el actual contexto económico con la inflación en el 10,4% y con las tensiones geopolíticas. De hecho, el dato del último mes es un 30,3% inferior a los 74.490 turismos vendidos en agosto de 2019, cuando no se preveía una grave pandemia. En cuanto al acumulado del año hasta agosto, las ventas de turismos y todoterrenos suman una caída del 9,4% respecto al mismo periodo del año anterior, con 533. 042 unidades.

Las emisiones medias de CO2 de los turismos vendidos en el mes de agosto se quedan en 122 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, un 1,3% menor que la media de emisiones de los turismos nuevos vendidos en agosto de 2021. Hasta el mes de agosto las emisiones se han reducido un 3,8% en comparación con el mismo periodo acumulado del año anterior.

En el último mes, las ventas a empresas crecen un 23% con 21.712 entregas. En el acumulado del año este canal es el único que tira al alza con 224.337 unidades y un aumento del 4%. El mes pasado el canal alquilador también cerró en positivo con una subida del 37% hasta las 5.244 unidades. Sin embargo, este canal cae un 44,6% en lo que va de año hasta las 75.292 matriculaciones, siendo el que más sufre la escasez de semiconductores.

Por su parte, el canal de particulares vuelve a cerrar con un retroceso en agosto del 4,3% hasta las 24.951 ventas. En lo que va de año, las familias han comprado un 1,4% menos coches que en el mismo período del año pasado con un total de 233.413 entregas. La incertidumbre económica con un escenario de tipos de interés al alza y la inflación creciendo a un ritmo de dos dígitos, más algunos mensajes en contra del vehículo privado, incluso el nuevo y electrificado, retrasa la decisión de compra de las familias. Esto agrava el problema de descarbonización, al penalizar la renovación del parque.

VEHÍCULOS COMERCIALES LIGEROS

En agosto, las matriculaciones de vehículos comerciales ligeros registraron una subida del 8,8% y un total de 9.039 unidades. En el acumulado del año, se han vendido 77.184 unidades, que supone un descenso del 29,9%. En cuanto a los canales, el de alquiladores cae un 32,2% en agosto; mientras que los autónomos y las empresas suben un 5,8% y un 27,8% el pasado mes.

INDUSTRIALES Y AUTOBUSES

Las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses mantienen el aumento en sus ventas en agosto con un crecimiento del 32,8% y 1.418 unidades vendidas. Para el total del año, se acumulan 15.819 unidades, un 11,1% más frente al mismo periodo del año anterior. En cuanto a los vehículos industriales, los pesados de menos de 16 toneladas son los que tiraron del mercado en agosto con un alza del 35,5% y un volumen de 1.110 unidades. Por su parte, los autobuses con 107 unidades casi triplican las ventas de agosto de 2021.                

Félix García, director de comunicación y marketing de ANFAC, explicó que “el mercado de turismos y todoterrenos logra un ligero aumento en el mes de agosto. Pero este dato puede resultar engañoso puesto que en relación con 2019, en un contexto prepandémico, las ventas caen por encima del 30% y en el acumulado la contracción del mercado respecto a aquel año es del 40%. El sector continúa acusando la crisis de los microchips agravada por el complicado escenario geopolítico internacional que genera incertidumbre en la situación económica con una inflación elevada y el precio del dinero al alza. En esta coyuntura, además, no ayudan de cara a la decisión de compra para los usuarios algunos mensajes en contra del uso del coche privado, aunque este sea un vehículo nuevo y electrificado”.

Raúl Morales, director de comunicación de FACONAUTO, indicaba que “pese a la leve mejoría del mercado en agosto, el bajísimo número de vehículos vendidos nos sigue hablando de un mercado raquítico y deprimido que, impactado por un contexto totalmente desfavorable (incremento de precios, alto coste de los combustibles o desconfianza de las familias a la hora de consumir) no está siendo capaz de cambiar de dinámica para acercarse a unos registros más razonables. La crisis que está viviendo la automoción en nuestro país no tiene precedentes y sus consecuencias para el empleo y la competitividad son impredecibles, por eso no se entiende la inacción y la poca disposición del Gobierno a reunirse con el sector, como ya hemos solicitado desde Faconauto o desde la propia UGT, para encontrar medidas que impulsen la viabilidad de una actividad tan estratégica para la economía y el consumo”.

Según la directora de comunicación de GANVAM, Tania Puche, destacó “el mercado cierra en positivo después de cinco meses seguidos de bajadas. Sin embargo, no podemos lanzar las campanas al vuelo porque el volumen sigue más de un 30% por debajo de las cifras prepandemia. Además, las ventas a particulares, que son las que marcan la salud del mercado, completan en agosto un trimestre a la baja debido, en buena medida, a que el clima de incertidumbre económico actual no invita a la compra. De hecho, esta debilidad de la demanda se evidencia con el hecho de que, en un contexto de falta de oferta derivada de la crisis de suministros, el remanente de vehículos no ha ido a parar al canal de particulares -que es el que se prioriza por ser el que más rentabilidad aporta- sino al de alquiladoras que, aunque no ha podido disponer de flota a tiempo para hacer frente a la campaña de verano, ha podido de esta forma superar nueve meses consecutivos de caídas a doble dígito”.

Las ventas de coches caen un 10% en lo que va de año